Blog

Líbrame de las malas influenzas

La influenza estacional es una enfermedad de las vías respiratorias, propia del ser humano, llamada comúnmente influenza. Todas las personas se pueden enfermar de este padecimiento, sin embargo son más susceptibles de sufrir complicaciones: los niños menores de cinco años, los adultos mayores de 65 años y las personas con enfermedades crónicas, como diabetes, enfermedades del corazón, de los pulmones, entre otras.

Muchas personas confunden el resfriado común con la influenza por ello es necesario conocer las diferencias:

  • Los síntomas de la influenza estacional son más severos que los del resfriado.
  • La fiebre en el resfriado común en niños se puede elevar hasta 39º y en adultos es poco frecuente, mientras que en la influenza puede elevarse hasta 40º y dura entre 3 y 4 días.
  • Las personas con influenza suelen sufrir intensos dolores de cabeza sobre todo al principio de la enfermedad, mientras que personas con resfriado raras veces sufren de ellos.
  • Los dolores musculares, el cansancio, la debilidad y el decaimiento son muy leves durante el resfriado común. Mientras que las personas que padecen de influenza tienen dolores musculares y decaimiento intensos, y el cansancio y la debilidad pueden durar de dos a tres semanas.
  • El ardor y dolor de garganta en el caso de la influenza se da únicamente algunas veces y en un resfriado es frecuente.
  • La tos durante la influenza es intensa y en un resfriado es leve.

El virus de la influenza se trasmite a través de gotitas de saliva que se expulsan al hablar, toser o estornudar hasta un metro de distancia. Sobrevive entre las 48 y 72 horas en superficies lisas como manos, manijas y barandales, así como en superficies porosas como pañuelos desechables y telas, durante ese tiempo tiene la capacidad de contagiarse.

El virus puede ser destruido por la luz solar y agentes como el jabón. Las infecciones respiratorias se trasmiten cuando el virus de la influenza entra al organismo a través de la nariz o la boca por diferentes medios como son: personas enfermas que estornuden o tosan frente a otra sin cubrirse la boca, utilización de cubiertos u objetos de una persona enferma y hablar cerca, saludar de mano o de beso a una persona enferma.

Los síntomas se manifiestan de uno a cuatro días después del contacto.

La mejor forma de prevenir el contagio de la enfermedad es:

  • Lavando frecuentemente y adecuadamente las manos, utilizando agua y jabón, especialmente después de toser y estornudar.
  • Cubrir la boca al toser o estornudar utilizando un pañuelo o el antebrazo. Posteriormente se debe de tirar a la basura el pañuelo.
  • No asistir a lugares muy concurridos como tiendas o transporte público.
  • Evitar saludar de mano o beso.
  • No compartir vasos, platos o cubiertos con personas enfermas.
  • También se aconseja que se aplique la vacuna contra la influenza, que cada año es distinta porque el virus cambia, sobre todo se recomienda para grupos vulnerables como son los niños de entre seis meses y tres años de edad, los adultos a partir de los 50 años y las personas con enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades del corazón, entre otras.

Si ya estás enfermo debes ir con el médico para que te recete el medicamento más adecuado, no te automediques. Toma mucha agua, evita los cambios bruscos de temperatura y guarda reposo para recuperarte rápidamente.


Referencia informativa: Mandell, G.L. et al., Principles and Practices of Infectious Diseases, 4th Ed., Churchill Livingstone, New York, 1995; Ryan, M.A. et al., Handwashing and respiratory illness among young adults in military training, Am. J. Prev. Med. 2001; Luby, S.P. et al., Effect of handwashing on child health: a randomised controlled trial, Lancet, 2005; http://dgps.salud.gob.mx/interior/influenza_estacional.html

17.615 Comments

48

1 351 352 353